OMG! WTF?! ¿Qué carajo es una Rapsodia?

  • f. Fragmento de un poema homérico y, p. ext., fragmento de cualquier poema.
  • Pieza musical compuesta por fragmentos de otras obras o de composiciones populares: rapsodias húngaras
  • Todo en nuestra vida es una rapsodia. El humano, como ser social, necesita de los fragmentos de lo que lo rodea para que su propio contexto tenga sentido. ¡Mentirosos aquellos los que dicen que nada a su alrededor los afecta! Nuestra vida esta regulada por una complicada trama de historias paralelas de muchas personas que se entrecruzan, por lo que es inevitable que los otros nos afecten. Así que bienvenidos a ésta Rapsodia, la historia contada por boca de otros de una sola persona... y de todas las que se sienten igual.

    lunes, 25 de octubre de 2010

    El anti-tinellismo intelectual


    Ok. ¿Vieron cuando TIENEN que decir algo? ¿Cuándo se les atraganta en la garganta y necesitan sacarlo? Bueno, yo tengo que decirlo. Tengo, lectores, y estoy segura de que más de uno de ustedes se va a decepcionar.

    Estoy harta de la gente que se queja de Showmatch. Me tienen los ovarios por el piso, se los juro. Y ojo, no es que no acepte que hay gente que posiblemente (y probablemente) deteste lo que el programa vende. Más allá de los bailes, que pasaron a un segundo plano casi vergonzoso, el prograa vende un sinfin de sexo, mala educación y agresividad. Y entonces, la gente salta como loca ¡COMO LOCA! '¿Qué le muestran a nuestros hijos? ¿ESA ES LA TELEVISIÓN QUE QUEREMOS CONSUMIR?'

    La respuesta: Sí.
    ¿Y saben por qué? Por que la televisión no es más que un reflejo de nosotros mismos. Un reflejo distorcionado y caricaturesco, pero uno al fin. Uno ya no puede salir a la calle (y si es de mi generación, jamás fue diferente) sin dejar de notar que la gente está alterada.

    Desde hace un tiempo que dejé de manejar, por que la calle está jodida. Más allá de la inseguridad por los robos, ya no se puede ir por las cargadas calles de Buenos Aires sin encontrar locos tocando bocina, peatones cruzando por donde se le dan las regaladas ganas y gente en general, peleando por un eterno estado de excitabilidad. Siempre parece que estamos a la defensiva, preparados para salir a la batalla ante la más mínima observación.

    ¿Tinelli tiene la culpa? No. Vos tenes la culpa en tu casa, por prender la televisión. Vos tenes la culpa, por no bajar un cambio y tomarte las cosas con calma.

    La televisión ya no educa, dicen. Bueno, en mi opinión no es trabajo de la televisión educar. Es trabajo de padres, escuelas y nosotros mismos. Si nosotros somos unos maleducados, ¿Por qué la televisión no?

    Y ojo, no estoy salvando a Tinelli. Pero él no es la raíz de todos los males. Nosotros lo somos. Cuando tiramos basura a la calle, caminamos sin mirar, no pedimos perdón por nuestros errores y nos volvemos en Maquiavelo. Pero eso sí, cuando es hora de criticar, todos los dedos apuntan hacia afuera.

    ¿Que haces criticando al reflejo de lo que somos? ¿No te das cuenta que le das más propaganda? Este tipo de fenómenos se alimenta más por el odio y lo bizarro que por cualquier otra cosa. Nosotros alimentamos este fenómeno. La educación, gente, empieza por casa.

    Así que la próxima vez, apaga la tele y abrí un libro.
    Después hablamos.

    1 Rapsodias:

    Un Simple Blog dijo...

    Paso por acá para avisarte que arranqué con un nuevo blog, si querés darte una vuelta, te dejo la invitación:

    http://vomitandoparrafos.blogspot.com

    Gracias!